por

LA ÉTICA EN LAS MONTAÑAS Y EN LOS POLOS

A lo largo de la historia, se han dado innumerables casos de actividades que no han sido tan extraordinarias como se habían declarado y vendido en un primer momento; mentiras, algunas y muy gordas, que por este motivo han pasado a la historia.
Y no me estoy refiriendo a la tipica persona que llega a la ante cumbre del Aneto y que, por un motivo u otro, no se atreve a cruzar el Puente de Mahoma y después dice que ha llegado a lo más alto. Esto no. Yo soy el primero (que por motivos diferentes; demasiado trafico, el paso helado….) que en dos o tres ocasiones no he llegado a cruzar tan famosa arista y lo he reconocido. He puesto como ejemplo el Aneto por ser el más alto de los Pirineos. Pero yo me refiero a cosas más gordas, a grandes farsas y mentiras que se han dado en montañas muy altas, así como en las regiones polares.
Robert Peary declaró haber alcanzado el Polo Norte Geografico el 6 de abril de 1909. Pasó a la historia ante tal semejante gesta, y durante la mayor parte del Siglo XX fue el héroe del Polo Norte. Sin embargo, el paso del tiempo se encargó de poner las cosas en su lugar, y las escasas dudas iniciales, fueron aumentando hasta dar la razón a los estudiosos del Artico que siempre fueron escepticos con los relatos de Peary. Muchísimas décadas más tarde, el gran explorador noruego Borge Ousland, se convirtió en la primera persona en llegar al Polo Norte Geografico sin ningún tipo de apoyo exterior, y además lo hizo en solitario y sobre sus esquís.
En ambos polos ha habído otras farsas, mentiras o medias verdades, algunas conocidas y otras que todavía no han visto la luz. LLegar al Polo Sur solo después del abandono del compañero, no es hacerlo ni en solitario y aún menos sin asistencia, sobretodo cuando el compañero que ha abandonado le ha prestado su comida y se ha llevado su basura y sus calzoncillos súcios. Aún así, algunos venden esta aventura como la más formidable del mundo.

¿Qué es una escalada en estilo alpino?. Escalar una montaña en estilo alpino es hacerlo desde el campo base hasta la cumbre sin retroceder en ningún momento, montando y desmontando la tienda cada día. A esto no se le llaman campos de altura. Se llaman vivacs, aunque sean con la tienda. Naturalmente, la ruta tiene que estar sin gente o con poquísimas personas, pues no es lo mismo hacer el Rupal del Nanga Parbat sin cuerdas fijas y de un tirón, que subir en “estilo alpino” la normal del Everest, donde a buen seguro encontraremos centenares de personas. Una verdadera y pura escalada en estilo alpino sería la Vía dels Catalans de Lucas y Bohigas a la Sur del Annapurna Central, el Everest en solitario por la Norte de Reinhold Messner, el Nanga Parbat en solitario del propio Messner, o la escalada en solitario y de un tirón, de Ueli Steck a la Sur del Annapurna, además del Everest Norte de Troillet y Loretan de un tirón, han sido grandes ejemplos de estilo alpino en las más grandes montañas de la Tierra. Las escaladas en estilo alpino pueden realizarse en varios días sin retroceder en ningún momento, o bien hacerlas en el día, subiendo y bajando en una misma jornada.

Escalar en solitario es subir por una vía donde no esté ninguna otra persona, sea a un ocho mil o a cualquier otra montaña. Todo lo demás nunca podrá considerarse verdaderamente en solitario. El Nanga y el Everest de Reinhold Messner, han sido dos grandes ejemplos de ascensiones puras en solitario. Estilo alpino puede ser en una vía extremadamente difícil, o bien en una ruta normal asequible.

La pureza de una ascensión radica sobretodo, en el estilo en el que se realice. La capacidad tecnica, fisica y sobretodo psicologica del propio alpinista, es lo que marcará donde puede llegar un hombre o una mujer en una gran montaña. Hasta donde quiere arriesgar…

¿Con oxígeno o sin oxígeno?. Cuántas mentiras se han conocido a lo largo de la historia de los ochomiles. Alpinistas que han utilizado el oxígeno para dormir y después han vendido la ascensión sin oxígeno. O han utlizado las botellas para cuestiones médicas. Hay muchos casos así.
La pureza también es transportable para una travesía polar. El Sin Asistencia es una palabra sagrada. Cruzar un desierto helado sin ningún tipo de ayuda exterior, es hacerlo con una pureza impresionante. Pero como es normal, no todo el mundo está dispuesto a dejarse la piel en semejante empresa.

Las cosas son como son, y se les pone el nombre debido. Si se sube a una cumbre en estilo pesado, semi alpino o en un estilo ligero pero con campamentos, no puede venderse como una ascensión en estilo alpino puro.
Una ascensión en solitario nunca será así si ascendemos por una ruta poblada de alpinistas, sea el Everest, el K2 o el Monte Rosa. Escalar en solitario es hacerlo sin nadie en la vía y a poder ser, sin nadie en la montaña.

En las montañas no hay leyes, a excepción las que impone la propia naturaleza. No obstante, existe una ética no escrita que sirve para dejar las cosas claras. No se trata de ver quien es el más fuerte, el más valiente, el más rápido o el más guapo o quien es el que tiene el ego más subido, no. Se trata de hacer cosas bonitas, actividades hermosas, y al llegar al valle o a la ciudad, contarlas tal y como han sido y sucedido.
Mentirosos buscadores de fama hay y siempre habrá, pocos o muchos. Por desgracia es así. La montaña es para disfrutarla, gozar de ella, perseguir sueños y alcanzar retos hermosos. ¿Qué sería la vida sin estos retos y estas ilusiones?. Para mí es alimento, es el oxígeno que necesito para respirar…. lo es todo. Sin proyectos y sin sueños no somos nada y estamos muertos. La alta montaña, las paredes y los desiertos de hielo, son espacios de libertad, lugares naturales que siempre amaremos y a donde acudiremos siempre que escuchemos su llamada.